miércoles, 29 de agosto de 2012

La belleza punzante de esta ciudad
y el gusto a ceniza de las calles…
¿qué buscaré, qué podré buscar
en este desierto de pájaros sin alas,
en este viento de amapolas deshojadas?
¿Qué haré conmigo, qué haré,
si me arrancas del paraíso entumecido
de tu recuerdo,
si me abandonas a mi soledad sin ángel?
Tú, que ni siquiera existes
tú, que eres el hilo petrificado
de mis pensamientos
tú, que eres la pueril agonía
que domestica mis noches
tú, aunque nunca existieras
y aunque alguna vez lo hicieras,
me dueles aquí en la palma de la mano,
me escueces en el caño de las venas,
me murmuras de puntillas junto al corazón.
Tú eres la historia toda de mis veinte años,
tú eres la bruma que hiela mis pupilas
y me resignaré a vivir siempre prendida de ti,
a florecer siempre a destiempo,
a marchitarme con la sangre aún nueva.
los ojos de niña, los labios de cuchillo
el vientre, siempre
                                            [seco.

jueves, 2 de agosto de 2012

Si sólo quieres un cuerpo...

 

Si sólo quieres un cuerpo
te daré toda mi piel para que
la envuelvas en cascadas de besos
Si sólo quieres un cuerpo
haré todo lo que me digas,
diré lo que se suele en estos casos
Si sólo quieres un cuerpo.
me tenderé a tu lado
como un cadáver callado,
te pensaré en silencio
Seré tu cuerpo,
para que olvides la furia del mundo,
para que te escondas en alguno de
mis oscuros rincones.
Seré un cuerpo sin nombre,
y mi vientre será el abrevadero
para tus mustias aflicciones



 Imagen: La pubertad, Munch

miércoles, 1 de agosto de 2012

 

Barro hermoso y obsceno de la vida
que ensucias todas las conciencias.
Turbidez cálida que empañas
la transparencia del alma.
Frontera difusa de la pureza
desvaneciéndote en la oscuridad de la noche.
Piel o papel o botella,
estrategias para no pensar.
Un vicio suave para deslizarse como la miel.
Y es tan fácil hacerlo...
tan fácil bordear todos nuestros mezquinos
                                                                         [límites