martes, 15 de noviembre de 2011

Paris-Rive gauche





Habremos de perdernos en sus calles insomnes,

en su oscuridad perlada,

en el atardecer de las farolas sobre el Sena.

Habré de buscarte entre la multitud,

en los ojos brillantes de tantos y tantos hombres,

plenos de sangre burbujeante bajo la piel

Recordaré tus labios de esfinge en Pont des Arts,

buscaré suplicante en los cafés de Odéon;

y en el Barrio Latino espiaré las verjas de tu casa;

de un azul desfallecido color de limbo.

Eres porque no estás.

Eres porque tu belleza es la de la luz grisácea del otoño

que estrellea en el agua.

Eres, en fin, porque en mi crudo afán de coleccionista

jamás conseguí una pieza tan exquisita.



No hay comentarios:

Publicar un comentario