miércoles, 17 de noviembre de 2010



Aleteo de ojos negros,
cejas espesas de hierro,
manos ásperas de niño grande,
recuerdo de luz blanca de madrugada
en un metro casi vacío.
Cicatriz de tiempo olvidado,
hielo de enero en el alma.

No es amor,
pero tal vez lo sea...
Recuerdos de algo que parecía casi vivir,
espejismo de agua en el desierto,
alma anestesiada,
dolor que apenas dibuja un espasmo,
olor de hombre que alumbra un corazón solitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario