lunes, 29 de noviembre de 2010

Descifren, descifren...


Copos de nieve etéreos resbalan como susurros,
dejando en la piel su nostalgia fresca.
Piel gris que se traga un cielo desteñido,
borrando con pinceladas del lienzo los trazos últimos.
Claridad que sueña con labios de estatua que se aprietan
y el amor que abandoné vaga como un niño perdido.
Escapan sentimientos que ahuyento como se ahuyenta el humo.
Pero algunos olvidarán que un poema es solo un poema.
y a estos versos intentarán encontrar algún oculto sentido.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Dormir, escapar...


Más que vivir, dormir, dormir ansío!
En un sueño tan dulce cual la muerte,
pondré mis besos sin remordimientos
en tu cuerpo pulido como el cobre.

Charles Baudelaire


Dormir eternamente…
dormir para olvidar.
Cristales en las manos.
Cautiva en un universo etéreo,
donde apenas resplandecen los jirones de la realidad.
Líquida melancolía
nebulosa de sueños,
alma que se arrodilla,
la esperanza va perdiendo, lánguida, todos sus pétalos.


Flavia Farraces

miércoles, 17 de noviembre de 2010

noviembre lánguido


Noviembre lánguido burbujea en las copas de los árboles,
el aire fresco besa mis mejillas de amapola.
El gélido metal de sus ojos
me traspasa con cada mirada
y debo bajar mis ojos …
Criatura nocturna que escapas como el agua
entre el hueco de las manos..
¿quién te retendrá, quien te atrapará,
quién podrá llamarte suya?
El aire sabe más dulce cuando
susurro su nombre

Memoria de una obsesión...



Por mis tiernas venas se derrama,
en el torrente de la sangre inmerso,
un tibio manto de electricidad,
mordiente, sacudiendo mi pecho.
Y tira a tira, en violenta tortura.
mi corazón contemplando tu marcha
se desmadeja con ojos de locura,
su centro congelado de una fría escarcha.

¡Ay!, besos, que todavía me reptan por el cuello,
tejed un sayo para las horas muertas,
en que te busco tanteando con los dedos
y sólo encuentro espejismos de noches en vela.
¡Ay!, palabras empolvadas, que descifra un tacto trémulo
recorren mi cuerpo en pálido estremecimiento,
mientras bailo en la humedad de tu aliento
y al calor de tus hombros tiemblo como una muñeca.

7/10/08, Pozo Alcón

londres 2008...




Londres se despierta en una mañana ojerosa,
El metro se llena de seres autómatas,
Menos humanos cada día
De ojos cocidos y de aire negro,
De días sin sueño
De gente fría como el hielo

El tren se precipita sobre tripas de hierro,
Gusano oxidado y vacío
Y la calle es gris, sumergida en la niebla
Y la gente es gris
Y la lluvia te envuelve en una áspera y fría caricia.

Y las cosas parecen marchitas,
Tan ciegas, tan impasibles,
Durmiendo un eterno silencio en tumba de
 ladrillo.


Aleteo de ojos negros,
cejas espesas de hierro,
manos ásperas de niño grande,
recuerdo de luz blanca de madrugada
en un metro casi vacío.
Cicatriz de tiempo olvidado,
hielo de enero en el alma.

No es amor,
pero tal vez lo sea...
Recuerdos de algo que parecía casi vivir,
espejismo de agua en el desierto,
alma anestesiada,
dolor que apenas dibuja un espasmo,
olor de hombre que alumbra un corazón solitario.